Todo pasa, y todo vuelve

12 Oct

Mi padre, que era un hombre a los que admirar y que sabía mejor que nadie que las guerras no siempre las gana quien más las lucha o lo merece, me decía siempre: “Ponte metas grandiosas. Si llegas a la mitad, ya habrás hecho más de lo que pensabas”.

Yo le creía. Porque a mí el tiempo me ha demostrado que tenía razón. Esos pequeños pasos –menos impactantes, menos visibles, menos ampulosos– son muchas veces los que han acabado revolucionando mi vida. O la han reconducido con decisiones a primera vista sin repercusión, sutiles, menos valoradas, que poco a poco te iban proporcionando otro punto de vista por cómo se iban desarrollando las cosas a su alrededor con un efecto mariposa.

Y eso es porque, de repente, tropiezas con gente que vale la pena, que demuestra que está ahí de verdad; ahí para todo, sin prejuicios, sin miedos, que te sorprende por su lealtad incondicional, que te conoce, confía y apuesta ciegamente por ti, que hace posible pequeños proyectos, pequeños pasos, enormes gestos. Y te emocionas.

Porque es gente que se engrandece a sí misma sin pretenderlo.

Inma Ferragud Mac

A las personas se las conoce en los malos momentos y por cómo te tratan cuando ya no te necesitan. Por eso, no me canso de agradecer lo afortunada que soy por estar rodeada de tan buena gente, por tener pilares en mi vida inamovibles, invariables, firmes, que demuestran que todo, todo, todo, vale la pena.

Nuevos tiempos, nuevas ideas.
¡2014, sabía que no me podías decepcionar y te esperaba con muchas ganas!

Porque todo pasa, y todo vuelve a su sitio. Poco a poco, pero siempre vuelve.

Una respuesta to “Todo pasa, y todo vuelve”

Trackbacks/Pingbacks

  1. Madrid, te debo quince | Cosas mías - 16 octubre, 2016

    […] En estos quince años, he descubierto que me encanta hacer reír a los demás, que cada vez me cuesta más llorar y que relativizo y puedo pasar página en con un suspiro. A lo que no me resigno es a sacar fuerzas de la nada para dar la cara por mis ideales y por lo que me rodea, poniendo la esperanza en granitos de arena para que formen montañas. Porque en estos quince años, he desplegado mi vena más creativa para vivir cada segundo consecuentemente, y me he enrocado en la certeza de que lo único importante son las cosas realmente importantes. Y lo demás, pasará. Todo pasa y todo llega. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: