Archivo | Cosas RSS feed for this section

Un #Dressember2020 distinto, pero muy bien acompañada

1 Dic

Si me conoces, sabrás lo poco que me ha gustado siempre salir en las fotos. Yo prefería estar tras la cámara, y no porque me creyera artista –de vocación, sí. ¿Verdad, mamá?–, sino por pura vergüenza.
Hasta que llegó Dressember.

Es obvio que no soy una persona cortada, todo lo contrario; pero me daba mucho pudor verme en fotos. Ains, cuánto tiempo perdemos en tonterías por culpa de los impactos que nos rodean. De hecho, tengo muy pocas de mi juventud, cosa de la que me arrepiento ahora muchísimo.
La edad, la revisión y las gafas moradas es lo que tienen.
Sigo.

Mi adorada Galicia descubre #Dressember en 2014. Formamos un equipo español casi sin pensarlo, inmediatamente: el de #SpanishGirlvolution. La historia la conté en Ignite #4.

Y, de repente, me doy cuenta de que implica hacerse fotos.
Todos los días. Hola, qué tal. Yo. Ajá. Las primeras dan penita, pues claro. Entre los nervios, la vergüenza, la poca práctica… El vestido no es un problema. Estoy acostumbrada a llevarlos (sí, cortos y a mi edad, Carolina) y me gustan.
PERO las fotos, ay.

Como no me siento cómoda, decido hacerme selfies del cuerpo pero sin cara y, de ahí, paso a solo las piernas. Y bueno, si me sigues (y si no, tienes mi Instagram aquí), pues eso: qué te voy a contar… Se ha acabado convirtiendo en un recurso clásico para mí.
Por cierto, en mi perfil, tienes una guía y un IGTV con todos los detalles sobre la campaña.

Dressember 2020

 

Han pasado seis años e iniciamos hoy la séptima edición en medio de una pandemia mundial, de una (re)vuelta de hoja de nuestros hábitos, cabezas y corazones, de cientos de miles de dramas y momentos durísimos con confinamientos, cuarentenas, distancias, separaciones, ausencias, pérdidas… Pues imagina ellas: más de 35 millones de niñas y mujeres sometidas a trata, abusos sexuales y otras formas de opresión violenta, matrimonios con menores de edad y trabajos forzados en entornos cerrados, privilegiados, proxenetas, sin visos de poder salir, sin supervisión, en aún más secretismo, con traficantes amparados en una incomunicación absoluta.

La esclavitud del siglo XXI. Eso sí es una verdadera tragedia. Por eso, el dinero y los recursos son esenciales, ahora aún más.

A causa de la fragilidad y limitaciones que evidentemente nos impone un 2020 cruel e injusto, de inexcusables cuidados y precauciones, salimos menos de casa y llevar un vestido cada día no es práctico ni efectista. Así que, para que el movimiento no pierda fuerza, he pedido a treinta mujeres a las que adoro, admiro y que me inspiran que me acompañen en el equipo de #SpanishGirlvolution y os pidan, junto conmigo, dinero.
Sí, así, directamente.

Os necesitamos más que nunca. El desgarro de este año es aún mucho mayor por ese aislamiento necesario pero destructivo.
Gracias por aceptar, queridas. 💜
Tengo, tenemos, mucha suerte.

A partir de mañana, voy a cederles a ellas, a esas compañeras y amigas, mis espacios en redes sociales para que cuenten, de primera mano y con visiones diferentes, por qué necesitamos tu apoyo, ayuda y difusión.

Por supuesto, eso no significa que yo me lave las manos o desaparezca. Aunque salgamos mucho menos de casa, siempre que pueda sabes que no voy a fallar a la causa con mi vestido por bandera y que voy a visibilizarlo como reapropiación para restaurar la dignidad de mujeres y niñas.

Y te voy a brear, a diario y cual espamer, para que las personas que están dando su vida y energías desde las ONG asociadas a Dressember cuenten con nosotras y nosotros y se sientan arropadas, respaldadas y, sobre todo, cubiertas económicamente.

Muchas veces, desgraciadamente, es cuestión de dinero, incluso en este año que ha sido muy poco generoso y nos ha arrebatado tanto a todas y todos.

Bueno, cuento contigo, ¿sí?
Puedes donar aquí: https://dressember2020.funraise.org/fundraiser/inma-ferragud.

Porque, bien que lo sabes tú a estas alturas, no involucrarse es una forma de involucrarse.

Gracias y cuídate mucho.

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: