Tag Archives: #yoconfieso

Érase una vez… éranse diez años

17 Oct

Había una vez, una chica que se despidió de su trabajo como periodista en un diario regional, hizo las maletas, compró un billete de ida a Madrid e inició una nueva década de su vida. Por amor.

En los nueve meses que había vivido en Murcia había acumulado 14 bultos entre equipaje, cajas con libros y CD, un pequeño televisor de 16 pulgadas, un reproductor de música y uno de vídeo (has leído bien), algunos enseres de cocina comprados en un “todo a cien” y ropa de hogar. De esto mucho, porque aquí no cabe el “en casa de herrero…”.
Era todo lo que se llevaba de allí.
Era experta en dejar atrás las cosas que no valía la pena recordar y quedarse con solo las buenas experiencias.

Con este ánimo, partió hacia lo que han sido diez años de amor ininterrumpidos… hacia la ciudad en que palpitaba a su mismo ritmo, que le provocaba sonrisas, risas, sentimientos, tranquilidad, ternura, fuerza, empatía. En ella, encontró su lugar. Y su hogar.

Querer condensar en un post todas las vivencias de una década en las que pasas de ser chica a una mujer, con todas sus connotaciones, es ilógico. Y como especialista en olvidar lo que únicamente ocupa espacio y preservar las cosas buenas, la lista de los “greatest hits” bien valía un post tan íntimo:

– En lo personal, primer amor de verdad. También por una ciudad. Besos a sapos (y culebras). Y al fin, llega. Todo llega.
Es el momento de sacar la artillería pesada para conservarlo. Eso sí: cuidado. Lo malo de ser muy luchadora es que puedes equivocar la batalla.
Con amor, lo demás es secundario. El de la familia, incondicional. Afortunada, lo sé.
Y en la amistad, con el derecho a elegir de quién te rodeas. Sin imposiciones y sin trabas. A corazón abierto. Algunas amistades se quedaron por el camino; obviamente no eran inquebrantables. Otras caminan en paralelo, con los pasos pegados.
Gracias, gracias, gracias.

– En lo profesional, un giro de 180 grados: migración natural de periodista en medios generalistas y responsable de prensa, primero, hacia el periodismo especializado y sectorial y, después, a la comunicación corporativa interna y externa.
El paso del off line al Social Media hay que agradecérselo a la crisis y a un recorte presupuestario, sin precedentes en aquel momento, en una entidad pública empresarial. La sed por la formación, algo que había dejado de lado durante muchos años, volvió… y se ha instalado en el día a día.



Diez años llenos de errores y aciertos. Es lo que hay. Siempre me ha parecido que lo más difícil, y lo mejor, de la vida es poder decidir. Por supuesto, daría marcha atrás con algunas. No creo en que solo puedes arrepentirte de lo que no haces. Al mismo tiempo, muy orgullosa de mantenerme (y aferrarme a) mis principios y valores por encima de todo, incluso de mí misma; de no sucumbir a lo fácil que resulta criticar y hacer daño como descarga; de vivir y dejar vivir; de ser valiente aunque no siempre se pueda con todo; de sentir intensamente y apostar en coherencia por lo que me hace vibrar.

Que sí, que el tiempo lo pone todo en su sitio, incluso cuando parece imposible ordenar un caos.
Aprender. Desaprender.
Dos palabras que han marcado los últimos diez años y que, con maleta o sin ella, viajarán conmigo los próximos. Ojalá tú también.
Tengo billetes para los dos.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: